Monografía sobre El cultivo de la uva

La uva es una especie de origen eurasiático y americano perteneciente a la familia de las Vitae y al genero Vitis (todas las Vides cultivadas pertenecen a este género), existen varios géneros más.

Son arbustos con tallos vivaces leñosos y trepadores, poseen zarcillos opuestos a las hojas, hojas alternas y generalmente estipuladas. Poseen flores pequeñas, pares y en general hermafroditas, inflorescencia en racimos compuestos, frutos en bayas, semillas con testa dura y compuestas.

Clima

Esta especie pertenece a zonas templadas e intertropicales, pudiendo realizarse en zonas donde la temperatura media anual no desciende de los 9 grados centígrados. 

La Vid es bastante resistentes a las heladas invernales, pero esta resistencia se reduce luego de la brotación, comprometiéndose la cosecha. Esto lleva a que algunos viñedos muy expuestos estén equipados con dispositivos de lucha contra las heladas, eficientes pero costosos, como el riego por aspersión o estufas con gasoil. 

Durante el periodo vegetativo la vid debe sufrir una acumulación de calor diario suficiente a fin de madurar correctamente sus racimos. Dicha acumulación va desde los 2800 a 4000 grados centígrados dependiendo del cepaje. 

Asoleamiento: es importante para la acumulación de azúcares en el fruto. Sin embargo es bueno recordar que esa radiación solar solo es eficaz si es interceptada por el follaje. Esto depende del sistema de conducción. 

Precipitaciones: las necesidades de agua se encuentran entre 300 a 600 mm disponibles durante la etapa vegetativa Teniendo en cuenta las perdidas por evaporación , escurrimiento y percolación. Además hay que considerar otros factores, como la capacidad de retención del suelo, la profundidad de enraizamiento, la humedad atmosféricas, los fenómenos de rocío y las aptitudes de los cepaje y del portainjerto para resistir la seguía. 

Suelo: se puede acomodar a distintos tipos de suelos, desde el pobre al más fértil y desde el más ácido al más calcáreo. 

Los buenos suelos vitícolas se caracterizan por una riqueza de mediana a débil, con un poder de infiltración elevado, gravosos que permiten un rápido calentamiento en primavera. En cuanto al ph es dependiente de la cepa que se utiliza. 

Las raíces

Debido a que generalmente esta especie se realiza sobre portainjertos americanos o americanos franceses, las raíces pertenecen al portainjerto que tiene características diferentes a las de V. viniferas. 

Las raíces pertenecientes a este portainjerto condicionan la resistencia a la sequía. 

El sistema radical es generalmente adventicio desarrollándose del tallo del portainjerto, estas son atraídas hacia las zonas mas fértiles y húmedas del suelo

Tallos y ramas 

Estas partes generalmente están constituidas por Vitis Vinifera, El tallo de una cepa cultivada (o planta) comprende un tronco, unas ramas principales o brazos y unos brotes herbáceos o pámpanos , si es en periodo de actividad vegetativa o bien unos brotes significados que son los sarmientos (producción) si es en períodos de reposo. 

El tallo puede alcanzar dimensiones considerables es siempre ondulado o retorcido y se encuentra recubierto por una acumulación de viejas cortezas de años sucesivos, 

Cada año las yemas invernantes de la Vid se desarrollan dando lugar a un brote herbáceo llamado pampanos, se trata de una rama con entrenudos de largos variables, hojas simples dispuestas en posición alterna-dística con yemas en sus axilas. Opuestas a estas en el tercero o cuarto nudo se encuentran la inflorescencia. En Vitis Vinifera aparecen opuesto a dos hojas consecutivas y en siguiente no. 

En general las Vides fructifican sobre el pámpano, una vez que se halla lignificado, agostado y no tenga más se la denomina sarmiento. En la unión del sarmiento con la madera de los dos años se encuentra un conjunto de yemas de corona o casquete que generalmente no brotan, solo brotan ante un daño o poda intensa. A continuación viene un entrenudo muy corto y se encuentra la primera yema llamada bourillion que en general no es fructifica y no reviste importancia. A continuación siguen en los restantes nudos dos yemas juntas; una axilar o yema invernante y otra llamada yema pronta o temprana que brotara en la misma estación dando origen a un brote de escasa producción llamado feminela. 

Las demás yemas quedan inhibidas brotando en la estación siguiente esto nos indica que la productividad depende de, las condiciones climáticas y sustancias de reservas existentes en la época de formación. Las yemas invernantes de la parte media en realidad no están constituidas por un solo punto meristemático, sino por varios, generalmente tres, uno central mas desarrollado que va a dar origen al pámpano y dos laterales que no desarrollan, salvo en el caso de destrucción del brote, constituyendo así verdaderas yemas latentes, dándole a la Vid esa condición de rejuvenecer sus partes aéreas mediante podas enérgicas.

Fisiología de la vid 

Es una planta perenne de ciclo anual, realizándose dentro del año el ciclo reproductivo y vegetativo en forma conjunta. 

Ciclo Vegetativo 

Lloro o llanto: exudado de un liquido incoloro por heridas de poda fresca que marca la reanudación de la actividad radical, observándose aproximadamente a partir del mes de agosto. 

El desborre: se refiere al comienzo de la actividad de las yemas latentes, caracterizándose por la perdida de un fieltro protector que expone a las yemas jóvenes a daños por heladas. También se observan una hinchazón de las mismas. 

Crecimiento: se observa la aparición de las distintas partes de la ramas y de los órganos que portan (entrenudo zarcillos, inflorescencia). 

Maduración de la madera: se trata de una lignificaron, acompañada de una puesta en reserva del almidón. Esto le confiere al sarmiento buena resistencia al frío invernal, permitiendo una brotación normal en la primavera siguiente. 

Caída de hojas: se observa luego de la vendimia y se produce por la migración del almidón hacía la madera. Desde entonces se considera que termina la vida activa de la Vid y pueden comenzar los trabajos de invierno (poda).

Ciclo reproductivo 

Floración: se observa dos meses después del desborre, durando diez días en condiciones normales, que son días soleados y entre 18 a 25 grados centígrados. Cuando no se reúnen esas condiciones la fecundación es imperfecta . Se observa entonces una caída de flores la cual puede darse por bajas temperaturas, fuertes lluvias, exceso de vigor (el crecimiento de las ramas compite con la floración) y ataque parasitarios, dando como resultado un fenómeno denominado corrimiento (racimos con pocas bayas). 

Cuajado: se denomina cuajado a la transformación de la flor en fruto, es de suma importancia definiéndose la cosecha futura. Los granos permanecen verdes por un tiempo más sin dejar de crecer, luego se produce un cambio de color denominado envero llegando al color definitivo madurez. Luego se produce el enriquecimiento de azúcares y la baja progresiva de la cantidad de ácidos orgánico contenidos en las bayas que conduce a una fase llamada maduración tecnológica. 

Manejo del Vivero

Propagación de la vid 

Las vides pueden ser propagadas por semillas, estacas, acodos o por injerto de púa o de yema. Las semillas se usan principalmente para la producción de nuevas variedades. En la escala comercial las más usadas son las estacas. En el caso de aquellos cultivares de difícil enraizamiento se usan acodos. 

El injerto de púa o de yema sobre patrones se usa ocasionalmente para aumentar la vida de las cepas, el vigor de las plantas y los rendimientos. Donde hay organismos del suelo perjudiciales como la filoxera, nemátodos de la agalla de la raíz y se deben cultivar variedades de especies susceptibles como la Vitis vinifera es necesario injertar de púa o de yema los variedades deseadas sobre un patrón resistente. 

Semilla: la semilla de vid germina sin dificultad. Con semilla de Vitis vinifera los mejores resultados se obtienes después de un periodo con estratificación húmeda a 4 o 5 grados por unas doce semanas antes de la siembra.

Estaca: la mayoría de las variedades de vid se inician fácilmente por estacas de madera dura. El material para estacas se debe recolectar durante el periodo de reposo. Se deben usar sarmientos bien desarrollados del año, por lo general de 0,82 a 1,2 cm de diámetro y de 30-40 cm de largo. Una estación de desarrollo en el vivero es suficiente para producir plantas de tamaño apropiado para transplante de viñedos. En general no se usan sustancias promotores del enraizado. 

Acodo: Se usa el acodo aéreo o el acodo simple, de trinchera o de montículo. 

Injerto: El injerto de banco se usa con corta frecuencia (injerto de raíz) ; las pilas se injertan ya se por el método ingles o de lengüeta en estacas desyemadas, las cuales pueden estar enraizadas o sin enraizar. Esto se hacen a fines de invierno o principio de primavera de material previamente colectado en estado latente tanto de la púa como del patrón. En la vid la presencia de aire en la unión del injerto es esencial para una cicatrización adecuada, por lo tanto no se usan cera para injertar y el material de envoltura no se empalma. Luego de realizado el injerto estos se deben mantener por 3 o 4 semanas en arena mojada a una temperatura de alrededor de 24 grados centígrados. 

Injerto de madera verde: es un procedimiento rápido y simple para propagar Vitis vinifera sobre patrones resistentes. Una púa de madera verde con una sola yema se injerta durante la estación de crecimiento activo sobre ramas nuevas que salen ya se de una estaca enraizada del año, o de una estaca a mediados de su primera estación de enraizamiento. Para realizarlo se usa un injerto de hendidura.

Injerto de yema: es un buen método para establecer variedades de vid sobre patrones resistentes en otoño. Se realiza sobre estacas plantadas en el viñedo durante el invierno o en la primavera anterior, Una forma de injerto es el de astillas. Las yemas se injertan en el patrón cerca del nivel del suelo y se cubren con unos 10 a 25 cm de suelo bien pulverizado y húmedo. Cabe aclarar que en este caso el injerto en T no se usa debido a que la yema es muy grande.

Especies de vides americanas y sus híbridos 

En Mendoza y San Juan, el cultivo de la vid constituye la base de la economía. Unos de los problemas que existen es la presencia de la filoxera; la cual es un pulgón que prospera en suelos arcillosos, duros y escasos de agua, provocando viñedos totalmente desvastados. La lucha directa de este insecto a sido descartada dado lo antieconómico de la misma, orientándose su control a dos vías: 

Injertar sobre híbridos americanos resistentes a filoxera. 

Hibridar Vitis vinifera con especies americanas resistentes, tratando de obtener híbridos productores resistentes llamados "productores directos" . Hasta el momento lo más positivo es el injertación sobre híbridos americanos ya que ninguno de los productores directos usados a brindado un producto de calidad 
La utilización de los productores directos existentes significaría para nuestra zona una apreciable disminución de la calidad de los vinos y además están prohibidos. 

En los últimos años en zonas vitícolas marginales donde el cultivo de Vitis vinifera no es posible económicamente debido al ataque de peronospora se a incrementado ilegalmente el uso de productores directos, debido principalmente a su resistencia a enfermedades criptogámicas y su gran productividad. 

Entre los principales productores directos tenemos: Isabella, Clinton y Noab. 

Soluciones del problema de Filoxera 

En el país actualmente se tornan medidas de fomento. Uno de los fines de estas medidas es asesorar a los vidateros sobre el empleo de portainjerto más adecuados, de acuerdo a los resultados que se van obteniendo en los viñedos experimentales oficiales. 

La experiencia viticola mundial a demostrado en general que los mejores portainjertos son, en cuanto a productividad, longevidad, adaptación, etc., los híbridos de V. bertandieri con V. riparia, aunque presentan la dificultad inicial de un difícil arraigamiento y prendimiento del injerto ; también existen híbridos de V. Riparia con V. rupestris lo que en nuestro medio da también resultados satisfactorios. Vemos con esto, que encontrar el portainjerto adecuado no presenta mayores dificultades ; quedan sin embargo otra series de problemas que han impedido la reconstrucción de viveros destruidos por filoxera que se deberán minimizar entre ellas: 

Falta de sistematización del terreno, falta de mano de obra especializada, elevado costo de injertación. escasez de plantas madres americanas para la reconstrucción. 

Especies americanas puras 

E Vitis típaria: planta moderadamente vigorosa con numerosas raíces y sarmientos delgados. No se adapta a suelos secos y arcillosos. Presenta buena resistencia a filoxera ; en general no se usa como especie pura ya que el portainjerto de esta especie desarrolla un tramo muy delgado, produciéndose un sobrecrecimiento del injerto con respecto al patrón. 

Vitis rupestris: especie muy vigorosa, de raíces fuertes, penetrantes y de troncos robustos. Se adapta a distintos tipos de suelo. No resiste la humedad excesiva y en general la planta muere si la napa freática es superficial. Presenta buena resistencia a la filoxera. Un cultivar de esta especie (dulot) es el portainjerto más utilizado en el mundo Vitis berlandieri: plantas de mediano vigor con raíces carnosas y fuertes. 

En nuestro país sus híbridos se usan mucho debido a que esta especie se adapta bien a suelos húmedos y arcillosos. Presenta buena resistencia a filoxera pero tiene el inconveniente de su bajo enraizamiento y su poca afinidad con la especie Vitis vinifera. 

Cabe agregar que también existen otras especies americanas puras, pero de menor importancia en nuestro país, tales como :Vitis longiís, Vítis labrusca, empleada para producir vinos de uva chinche con sabor particular (sui-generis) 

Manejo del cultivo

Labores culturales del viñedo 

Su propósito es facilitar la distribución del agua de riego, controlar malezas, etc. Las labores están en intima relación con los momentos de riego, por lo tanto con las épocas de mayor necesidad de humedad, como lo son el comienzo de vegetación (lloro e incitamiento de las yemas). Otro periodo importante va desde fecundación hasta el envero. Los riegos pueden hacerse por surco o por inundación. 

El primero es el más usado en la zona de cuyo y tiene un costo menor. 

Trabajo a realizar: el sistema de riego por surco necesita de distintos trabajos de arada: Arada en otoño: es una labor profunda que aporca tierra al pie de la planta protegiendo así a esta de los fríos del otoño e invierno y realizar callejones para la vendimia. 

Arada de principios de primavera: labor superficial produciendo un surco cercano al pie de la planta y un bordo sobre el callejón permitiendo así el riego . 

Arada en el mes de noviembre: labor superficial que se da a floración aporcando tierra a las plantas y tapando el surco, el que ahora quedara en el centro del callejón. En el mes de diciembre los riegos son más necesarios debido al crecimiento de los racimos. 

Arada en los meses de verano : en esta época debido a las mayores exigencias de agua dadas por un aumento de la evapotranspiración los surcos se realizan al pie de la planta. En febrero se disminuye la cantidad de riegos para aumentar la cantidad de azúcares en los frutos. Durante los meses de marzo-abril se realiza la cosecha por lo que se suspende todas las actividades. 

Fertilización

Necesidades de plantación 

Es necesario antes de la implantación el conocimiento de los cultivos antecesores, ya que algunos tienen necesidades similares a la vid, tales como: Trébol, alfalfa y trigo. 

Ácido fosfórico: Durante el periodo vegetativo este cultivo tiene baja necesidad a este nutriente. 

Potasio: Elemento clave para la vid, afectando la calidad del producto por ser el responsable del enriquecimiento en azúcares de las bayas. Al igual que el fósforo este nutriente debe ser aplicado en profundidad, 

Calcio y magnesio: El primero solo es utilizado para elevar el ph en suelos ácidos, mientras que el magnesio generalmente esta en niveles suficientes en todos los suelos. Necesidades para la formación : 

Si durante el período anterior se realizo un buen manejo de los nutrientes no será necesario ningún tipo de aporte en este momento, salvo de nutrientes como nitrógeno. Mientras que en aquellos sucios pobres y no abonados durante la plantación será aconsejable la aplicación de N-P-K en forma conjunta. 

Necesidades para la producción

En esta etapa el comportamiento del viñedo y los análisis químicos tanto de cosecha como de suelo podrían estar orientando al viticultor en la elección de los nutrientes a aplicar. 

Se podría decir que, sin llegar hasta las carencias, cuanto más disminuye el vigor de una cepa (sin una restricción hídrica excesiva), más rico es el vino, esto en la medida en que la disminución del vigor es imputable a la restricción de la alimentación nitrogenada. 

Sistemas de conducción 

En la región de cuyo la más importante productora vitícola del país persisten dos sistemas, el denominado parral sanjuanino (español) y el francés en las "contraespalderas", pero con modificaciones respecto a los originales. 

Parral sanjuanino: en San Juan, por lo general, se construye el parral a 2mx2m con una altura total que oscila entre 1,8 a 1,9 mts y con una distancia entre poste perimetrales y sus respectivos muertos de 0,75 a 1,5 m. Este sistema presenta deficiencias en la iluminación y ventilación del fruto, exposición a ataques de enfermedades y dificultad en las labores. 

En Mendoza a este se lo a hecho con los siguientes modificaciones: una distancia mínima entre planta de 2,5 x 3,0 m y una altura de entre 2,1-2,2 m y una distancia de los perimetrales al muerto de 2 m. 

Distribución en el terreno: debe disponerse una avenida perimetral de 5- 10 mts. de ancho, dentro de este cuadro se marcan luego las caras internas donde quedan demarcados los cuarteles del parral, Estas calles tendrán un mínimo de 4 mts. El ancho de los cuarteles para asegurar un buen aprovechamiento del riego depende de la textura del suelo: no deberá superar los 80 mts. en los suelos arenosos y podrá extenderse hasta 1,50 mts. en los suelos arcillosos. En cuanto al largo de los cuarteles se estima que no debe sobrepasar los 1 000 mts. sin que se atraviese una calle. 

Sostenes empleados en la construcción del parral 

Postes esquineros: Son los de mayor grosor y se ubican en los cuatro ángulos del cuartel. Van enterrados de 0,8 a 1 mts, con una inclinación hacia afuera de 45 a 60 grados. Son de madera dura y de una circunferencia de 0,4 mt y una altura de 3 mt. 

La madera a emplear debe ser dura y resistente ya que debe durar toda la vida útil del parral (40 años ) ejemplo . Quebracho colorado, Algarrobo y Lapacho. 

Cabeceros o Perimetrales: Son los que se colocan en todo el perímetro del parral, constituyendo los extremos de cada fila. Deben tener una circunferencia mínima de 0,22 mts, 3 mts de largo, y se entierran de 0,6 a 0,8 mts pudiéndose ser de madera dura o blanda tratada. 

Muertos o estacones: Pueden ser de piedra, preferentemente plana de 0,5 mts de largo por 0,4 mts de espesor, con una hendidura por donde se ata el alambre pero tienen el inconveniente que el alambre se enrieda y se oxida, principalmente en sucios salinos, también se usa madera de retama (resistente), anclas de cemento con núcleos de alambre o un travesaño de la misma madera fuertemente atado. Los muertos se unen por medio de alambres denominados riendas a los esquineros y cabeceras, llevando dos riendas y dos muertos por cada esquinero y una rienda y un muerto por cada cabecero. 

Trabas,Tutores o Varillones: Son de madera dura o generalmente blandas atadas, casi siempre de Álamo o Jarilla y tiene una circunferencia mínima de 12 cm con una altura de 2,5 mts. estando enterrados al lado de cada planta. 

Alambres usados: Pueden ser dulces o acerados (tipo San Martín), de alta o mediana resistencia. En los dulces que son de sección circular esta disminuye a medida que aumenta su número de identificación. Los acerados son de sección ovalada y a medida que aumenta su número de identificación aumenta su diámetro. 

Construcción del parral 

En primer lugar se debe proceder a encuadrar el terreno. Para ello se determina una línea de base orientada generalmente sobre un lindero de la propiedad (camino, alambrado). Una vez determinada esta línea se deben marcar 2 ángulos rectos que luego nos permitirán definir los cuatro lados del cuartel por diferentes métodos. Los cuatro lados del cuartel que quedan determinados constituyen la líneas de muertos. 

Sobre cada una de ellos se tensa sin alambre con marcas que van: La primera a un metro y las siguientes 2,5 mts. El extremo del alambre se coloca en el vértice del ángulo y se señala cada marca con un trozo de caña de manera de indicar en todo el perímetro del cuartel el lugar donde irán enterrados los muertos. Seguidamente se hacen los pozos, se entierran, apisonan y riegan. Luego se mide a partir de cada una de las líneas de muertos 2 mts hacia adentro. 

Los cuatro puntos donde se cortan las líneas de muertos constituyen el lugar donde se entierran los esquineros. Sobre esa misma línea se determina también la ubicación de los postes perimetrales o cabeceras. Al igual que para los muertos se coloca una caña en cada marca quedando de tal forma el primer cabecero a 1,5 mts del esquinero y se procede a hacer los hoyos correspondientes. Al tiempo que se va rellenando, regando y apisonando el hoyo del esquinero se pasan las riendas que lo unen al muerto por las escotaduras correspondientes. 

Dispuestos los esquineros con sus correspondientes muertos y riendas se procede al tendido del alambre perimetral y luego de esto se colocan los postes perimetrales. Para ello se coloca 1 cada 10 y se lo pinta de blanco en la cabeza y la base recibiendo el nombre de campeones que están perfectamente alineados y ubicados. Estos conforman los puntos a partir de los cuales se alinearan los restantes cabeceros. 

Una vez colocados todo estos se procede a la instalación de las riendas en cada uno y al tendido de los alambres maestros entre 2 cabeceros enfrentados. Colocados estos en ambos sentidos se ubican las traba o varillones en los puntos donde se cruzan estos alambres. La parte superior de la traba se une a los alambres maestros. 

Sostenes usados en la contraespaldera 

En los extremos de cada contraespaldera van colocadas los cabeceros que tienen 2,5 mts de largo y se entierran con una inclinación de 45 a 60 grados a 1,20 mts, Los sostenes interiores de la espaldera son los rodrigones que tienen 2,5 mts de largo y que van enterrados verticalmente a 0,7 - 0.8 mts. El primer rodrigón se coloca a 3,6 mts del cabecero quedando en ese espacio tres plantas, las demás tienen una separación de 7,2 mts conteniendo 6 plantas. Los alambres van a distintas alturas según el sistema de poda : en el bordeles van a 0,6- 0,3 y 0,3 mts. 

Construcción de la contraespaldera 

En este caso y a diferencia del parral, primero se coloca las plantas y al año siguiente recién se hace el alambrado. Las distancia entre hileras y entre plantas esta dada por el sistema de poda usado. Como ejemplo usaremos un "bordeles" con una distancia entre hilera de 2,20 mts y entre plantas de 1,20mt. 

Para marcar el cuartel tomaremos una línea de referencia y hacia adentro marcados la Línea de base. Esta deberá tener la medida que se desee para el callejón o avenida mas 2,2 mts (mts de acequia, 0,6 mts de proyección de cabecero y 0,6 mts del cabecero a la primer planta). Una vez determinada esta línea se debe marcar los ángulos rectos consecutivos, se toma luego un alambre con marcas a 2,20 mts y se coloca sobre la línea de base correspondiente marcando con una cañita el comienzo de cada hilera.

Se traslada el alambre y se repite la operación sobre la línea de pie del cuartel, Uniendo con un alambre fino dos cañas enfrentadas queda determinada la línea del surco que se marca con un palito se surquea y se riega. El paso siguiente es marcar sobre el surco el lugar de cada planta y se hace tendiendo alambre con marca a 1,20 y trasladándolo hasta el ultimo surco. Para hacer los hoyos se toman nuevamente el alambre marcado a 2,20 con el que se unen dos de las cañas enfrentadas y donde este alambre corta el surco se hace el hoyo siempre hacia el mismo lado del alambre. La operación siguiente es la plantación del barbado 

Sistemas de poda 

En primer lugar veremos la poda para el parral cuyano 

Poda de plantación: se poda el barbado a dos yemas fértiles. 

Poda de formación

Primer verano: se elige el brote mas vigoroso y se lo amarra a medida que crece a la traba o varillon y se despuntan los restantes brotes como as! también la feminelas que se originan sobre el principal. 

Primer invierno: se rebaja el sarmiento a la altura del alambre si su crecimiento a sido vigoroso, eliminando sus feminelas y los restantes sarnientos del tronco. También se desyema el sarmiento 30-40 cm por debajo del alambre, dejando seguidamente 3 o 4 yemas hacia abajo y eliminando las restantes hasta la base. Si en este invierno el sarmiento no alcanza el alambre se lo rebaja hasta donde su sección sea de 8 mm dejándole 3 yemas en su extremo superior y eliminando las restantes. 

Segundo verano: se seleccionan los dos brotes opuestos mejor ubicados dejándolos crecer libremente y despuntanos los restantes sobre el nudo siguiente al último racimo si lo hubiere a fin de retardar su crecimiento. 

Segundo invierno: se rebaja a la altura del alambre los dos sarmientos mejor ubicados y más vigorosos, dejándole 3 a 4 yemas en sus base y desyemando el resto. A estos se los ata al alambre y se elimina la vegetación restante. Estos sarmientos constituyen los dos brazos primarios de la planta. 

Tercera de invierno: se eligen en cada brazo los dos sarmientos mejores por vigor y posición y luego se repiten todas las operaciones del invierno anterior. Se obtiene así los cuatro brazos necesarios para el sistema. 

Cuarta de invierno: se selecciona en cada brazo los dos sarmientos más basales y mejores para cargador (el superior) y para pitón (el inferior), Se ata el cargador a su correspondiente alambre maestro en forma arqueada. 

Poda de fructificación: En general se puede decir que existe tres tipos de poda de fructificación poda corta (todo a pitón), poda mixta (pitón y cargador), poda larga (arqueado). En este caso se elimina en cada brazo el cargador del año anterior. De los dos sarmientos originados en cada pitón, el superior se deja como cargador y se lo ata arqueado al alambre maestro y el inferior se rebaja a nuevo pitón - es decir es una poda mixta.

A continuación se verá como ejemplo un sistema de poda para la contraespaldera. Cabe aclarar que para la contraespaldera existen muchos sistemas de poda, ejemplo de ello son: el CAZENAVE-GUYOT,CORDON ROYAT, MAROGER, THOMERY, BORDELES en nuestro caso veremos el bórdeles.

Optimo Crecimiento: Los dos sarmientos superiores convenientemente rebajados se los deja como cargadores y se los ata arqueados al primer alambre, el o los inferiores los podamos a pitón (2 cargadores-2 pitones). 

Mediano crecimiento: Dejamos dos cargadores de los sarmientos mas vigorosos y mejor ubicados con 4 o 5 yemas en su bases y desyemo los restantes, atando los cargadores al primer alambre. 

Pobre crecimiento: Optamos por un cargador y un pitón o bien 2 pitones. 

Poda de fructificación 

Formada la planta con 2 cargadores y 2 pitones eliminamos los cargadores del año anterior y dejamos como cargadores nuevos al sarmiento superior de cada pitón y como pitón nuevo al sarmiento basal del pitón anterior. 

Agentes climáticos adversos al cultivo de la vid 

Los accidentes climáticos, heladas y granizos principalmente al igual que el viento pueden causar daños muy graves. Por lo tanto es necesario conocer los mecanismos para tratar de combatirlo en la medida de la posible.

Daños por helada. 

Heladas de otoño: si la temperatura baja a -2 o -3 grados centígrados las hojas se desecan parcialmente pero los racimos permanecen intacto, Cuando la temperatura disminuye más de -6 grados centígrados no solo se produce el secado de la hoja sino que, en caso de las uvas estén maduras se produce la pérdida de agua de estas por alteración de las membranas, alimentando la concentración de azúcares solo sirviendo este para vinos licorosos. Si por el contrario las uvas están maduras en forma incompleta al momento de la helada se produce un color tinte rojizo en estas alterándose el sabor de los vinos elaborados. 

Heladas de invierno: la resistencia de los cepajes a estas temperaturas (-15 a -20 grados centígrados) depende de distintos factores: 

Los cepajes. 

Etapa fenológica en que se encuentra la planta en el momento de producirse la helada (descanso completo, primeros movimientos de savia y lloro o llanto). 

Condiciones que acompañan a la helada (con o sin nieve). 

Los daños que se producen pueden situarse en brotes, sarmientos y tronco. Para darnos cuenta del daño se hace una hendidura longitudinal en el órgano y si el interior es de color marrón a nivel del liber y en el centro en el caso de yema, se podía estar asegurando que no habrá crecimiento. 

Heladas de primavera : son en general heladas negras producidas por vientos polares que producen un descenso brusco de la temperatura. 

Métodos de lucha:

Existen dos métodos para combatir las heladas, una es la prevención y otra la lucha activa. 

Prevención

-Elegir cepajes con desborre tardío para parcelas expuestas. 

-Podas tardías, lo que contribuirá a demorar el desborre. 

-No instalar viñas en hondonadas expuestas a heladas. 

Lucha activa

-Estos son procedimientos costosos basados en dos primicias 

-Reducir el enfriamiento del aire. 

-Mantener los órganos de la planta a una temperatura superior a de los daños. 

En el primer caso se recalienta el aire directamente quemando combustible, para esto se emplean calentadores los cuales pueden ser pequeños o grandes. Cabe aclarar que es conveniente emplear gran cantidad de estufas pequeñas y bien repartidas en la plantación ante que pocas estufas grandes ya que estas provocan la formación de una columna de aire caliente que se escapa hacia las capas altas de la atmósfera. 

El segundo se hice por medios de barreras como plástico o humo que homogenizan las capas, minimizando la disminución de la temperatura a nivel de las plantas. También para limitar el enfriamiento del vegetal se realizan riesgos por aspersión, que lo que hace es mantener las hojas y yemas cubiertas de hielo, permaneciendo estas a cero grado centígrado.

Daños por granizo

Los sitios preferidos por estos fenómenos varían con el estado vegetativo de la planta y el tamaño del granizo 

Los daños más comunes son rotura de hojas y caída de flores o pequeñas bayas. También en algunos casos casos pueden producirse heridas en sarmientos principalmente cuando las piedras son relativamente grandes. 

Como prevención pueden realizarse mayas antigranizo, siempre y cuando el costo de estas se vea justificado por la calidad de la cepa y la frecuencia de este fenómeno en la zona. Las heridas del sarmiento pueden tratarse con frecuencia para evitar la entrada de hongos.

Vientos: Su acción produce efectos mecánicos directos y también la diseminación de enfermedades y plagas . Su acción directa produce rotura de ramas, despegamiento de sarmientos en la base y caídas de las hojas. 

Para aquellos cultivos más sensible una forma de prevenir estos daños es disponer las espalderas en la misma dirección de los vientos predominantes. También se utiliza en la mayoría de los casos cortinas rompevientos.

  Diseño y Hospedaje AGROLogics.com   Enlaces recomendados  
Asociación ACARONAR
Avant IT Informática
AGROLOGICS
DIRECTORIO DE ENLACES DE AGROLOGICS
Asociación Amigos de los Animales
Ganadería Vicente Machancoses
NUBIA TOURS
Viajes a Egipto
VIVEROS CORTES
VIVEROS VITIS VALENCIA EXPORT
SPB - Suavizantes y Plastificantes Bituminosos